Dios y los anarquistas

Dios y los anarquistas

Dios y los anarquistas es el séptimo número de Minianarquismos (clásicos) con textos de Johan Most, Emma Goldmann y Élisee Reclus.

Durante décadas la Iglesia y su gente ha difundido la idea de que los/as anarquistas en sus ratos libres violan monjas y comen niños. Intuimos que las/os anarquistas no estamos a la altura de nuestra fama, pero para que los lectores de todos los gustos saquen sus propias conclusiones hemos decidido seleccionar una serie de textos clásicos para que las mentes inquietas puedan corroborar las siempre tensas relaciones entre Dios y los anarquistas.

—-

Introducción
Hay que reconocer que las ideas y la historia del anarquismo no son muy conocidas entre el común de los mortales e, incluso, creemos no equivocarnos si decimos que ese desconocimiento del anarquismo se mezcla con prejuicios y tergiversaciones de todo tipo, gracias, sobre todo, a los diferentes medios de difusión (la prensa o las instituciones académicas, por ejemplo) de las ideas de las clases dominantes.

Puede que la mayoría de la gente con la que te cruces por la calle sepa poco o nada sobre las ideas y la historia del anarquismo pero es casi seguro que sabrá que detrás de todo/a anarquista hay un come-curas. Esta idea tan arraigada tiene su razón de ser y es que el anarquismo desde sus orígenes ha tenido un fuerte componente anticlerical que ha traspasado la crítica a las instituciones eclesiásticas para criticar directamente la idea de la existencia de un dios que representa la idea de encarnación de la máxima figura de autoridad que una sociedad humana puede concebir. Es por esto que no es raro encontrar a quienes señalan que los/as anarquistas no son ateos sino que son anti-teos (antidios) pues su crítica va más allá del anticlericalismo histórico occidental: no se critica sólo a las instituciones religiosas por sus ruindades e incoherencias, no se critica sólo la superstición sobre la que se asienta la idea de la existencia de un dios con su más allá y tal sino que se ataca la idea religiosa en sí misma por cuanto sirve para normalizar en la sociedad la existencia de una jerarquía del que Dios representa el máximo exponente.

No obstante y pese a que los anarquistas siempre se han declarado enemigos de toda institución coercitiva, debemos decir que de forma interesada se ha difundido una fama que asocia anarquismo a violencia anticlerical de forma simplista y manipulada.

El primer punto que habría que señalar, respecto a ese asunto, es que el movimiento anarquista ha sido tan diverso y…

Envío a domicilio

Project Details

Colección: Minianarquismos
Tamaño: 21x14 cm.
Páginas/Cubierta: 32 pp. Cartulina (160g.)
Fecha/Lugar: Octubre 2013, Madrid
Precio: 1 Euro